viernes, 28 de abril de 2017

Desbocado

Si pudiera librarme de estos sentimientos,
si pudiera dejar de recordar lo que ya no tengo,
si pudiera desandar todos los pasos en falso,
dejaría de lidiar con el deseo y el fracaso.
Si pudiera mirarte a los ojos y decirte que aún te quiero,
si pudiera aniquilar todos mis malos pensamientos,
si pudiera tropezar contra esa piedra una vez más,
vivir no sería un estorbo, sino sinónimo de amar.
No hay más sitio en tu cabeza que el que tú me quieras dar,
no hay alivio en la tristeza, sino cuentas que saldar,
con el paso de los días me voy haciendo más pequeño,
la distancia que me aleja se convierte en un mal sueño.
Atado de pies y manos, amordazado de angustia,
rodeado de recuerdos que son como flores mustias,
condenado a revolverme antes que a darme por vencido,
a reprimirme y tragarme todo lo que te he querido.
Duele tanto no tenerte que prefiero abandonarme
si me pides que te olvide no sabré como expulsarte
de este cuerpo, de esta mente, de estas letras que te escribo,
te has llevado carro y bueyes y he perdido los estribos.



Funesto

Te has llevado las palabras
y has enterrado los restos
de aquello que compartimos.
Con una mueca macabra
absorto y envuelto en silencio,
contemplo otra vez el vacío.
Acción, no promesas ni gestos,
pasión y no vicios funestos,
control, no carencias ni excesos,
calor y no más frentes fríos.
Si confiaba, me desconfío
con la excusa de volver a confiarme
y ser pasto de tu olvido una vez más.
Ni amores platónicos,
ni amores Guadiana,
ni mitos eróticos,
naturalidad.
Rutina constante
de giros irónicos,
ausencias forzadas
otro drama más.

viernes, 31 de marzo de 2017

Darkness

En la oscuridad
hasta tu propia sombra te abandona
y los fantasmas cobran las formas
que tú mismo te imagines.
En la oscuridad
el recuerdo es luminoso,
perturbador y tedioso
cual clavo ardiendo al que asirte.
En la oscuridad
lo común se vuelve ajeno
y no hay pensamiento sereno
que te ayude a redimirte.
En la oscuridad
significado y sentido
son palabras o sonidos
pero nunca ideas firmes.
En la oscuridad
el deseo muta en vicio
abocando al precipicio
hasta las ganas de evadirse.
En la oscuridad
la muerte solo es un proceso
sin opciones de regreso
a aquellos momentos felices.
En la oscuridad
la tortura es cotidiana
y, como una ilusión malsana,
te desgasta hasta aturdirte.
En la oscuridad
la inocencia no se apiada
y borra de una pasada
las virtudes que puliste.
En la oscuridad
no sirven las intenciones,
ni ocultar las emociones
para intentar no estar triste.
En la oscuridad
no disciernes las distancias
y el cuerpo es la única estancia
de la que no puedes salirte.

martes, 28 de marzo de 2017

Autopsia

Ha llegado esta mañana
un cadáver a la morgue
busquemos en sus entrañas
para ver qué es lo que esconde.
Marquemos con rotulador
dónde haremos la incisión,
firmes y con decisión,
en los muertos no hay dolor.
Cojamos el bisturí,
saquémosle el corazón,
se cansó de percibir
lo falso que fue un amor.
Los pulmones llevan brea,
de fumar ya son marrones,
remordimientos chorrean
de achicar las decepciones.
El hígado ha colapsado,
al igual que los riñones,
la espalda molida a palos,
puñaladas de traiciones.
Los huesos, rotos de rabia
se astillaron en la carne,
un cubo lleno de lágrimas
esperma, sudor y sangre.
El tono de la piel pálida
indica causas mortales
la agonía no fue rápida,
dejemos que el rictus hable.
Los ojos quedaron abiertos
quizás por miedo o espanto,
el abismo de lo incierto
refleja una mueca de llanto.
Las ojeras han formado
dos agujeros negros,
las pupilas se han borrado
al igual que sus recuerdos.
Su mente ha certificado
que murió de inanición,
de hambre de ver plasmados
los deseos en acción.
Y el vivo tornó en finado,
y el vínculo se rompió,
sus heridas han contado
lo que su voz no contó.

Parálisis Permanente-Tengo un pasajero   


martes, 14 de febrero de 2017

Deriva

Destroza mi silencio,
corrompe mis principios,
machaca con desprecio,
me aboca al precipicio.

Escupe lo que pienso,
transporta mi delirio,
lo tenue vuelve intenso,
me ofrece en sacrificio.

Aviva un fuego dentro,
cenizas por resquicios,
dolores hace eternos,
letales como vicios.

Largo como un invierno
frágil como el equilibrio
tan etéreo como un verso,
tan vital como el alivio.

martes, 7 de febrero de 2017

Negotium

Abiertos los mercados,
se cierran las fronteras
y nadie elige el lado
en el que se cae la moneda.
Turista o refugiado,
terrorista o activista,
freelance o asalariado,
liberal o comunista.
El medio censurado
pero no por la tijera
cuentas de resultados
cuentan más de lo que piensas.
El nicho de mercado,
hacer caso a una audiencia
bombardeada por impactos
estudiados a conciencia.
Hay cola en los juzgados
para dictar sentencia
los cargos preparados
y también la penitencia.
Justicia y potentados,
las moscas y la mierda,
derechos cercenados
pero que siga la juerga.
Otro local cerrado,
otra fábrica a la quiebra,
otro en la lista del paro,
otra cifra que silencian.
Un esfuerzo más en vano
que señala la evidencia,
lo estable como algo lejano,
la derrota está en la esencia.

martes, 31 de enero de 2017

Lúgubre

Me jode estar así...
Me jode tener que fingir que soy feliz...
Me jode no poder elegir
Si quiero nacer para después morir.
Me devasta esta indiferencia
El entregarme para nada,
Tener cargo de conciencia
ver mi estima cercenada.
Porque ya no quedan ganas
De darle vueltas y vueltas
A esta historia enrevesada
De ilusiones y carencias.
Y ya no quiero tener,
Y ya no quiero pensar,
Pero quiero sin querer
Y por querer quiero olvidar.
Olvidar y no volver
A caer en la ansiedad
Que me trae a mal traer
Y me arrastra una vez más...
A esta trampa de papel,
A esta sombra triste y cruel
Con la que me toca lidiar.
Incapaz de soportar
Incapaz de contener
Incapaz de ser capaz
De razonar y entender...
Que no existe ese lugar
Donde poderme esconder
De esta puta soledad
Que anega todo mi ser.

sábado, 21 de enero de 2017

Nadir

Cuando las circunstancias se rebelen contra ti
y la piedra se convierta (una vez más) en el camino,
cuando tu mente se nuble y no puedas distinguir
el tiempo de la distancia en este viaje sin destino.
Cuando desees olvidar hasta los buenos momentos
con tal de no recordarlos ni añorar que se repitan,
cuando esa puerta se cierre en tus narices de nuevo
y la derrota te ciegue entre lágrimas que irritan.
Cuando mil impedimentos te asedien hasta agotarte
tratando de controlarlos o evitarlos ignorando,
cuando una estúpida palabra no sirva para sanarte,
y las luces traigan sombras y la risa muera en llanto.
Cuando entiendas que ese amor fue más corto que este olvido
y ya no puedas reprimir toda esa rabia contenida,
cuando estés en lo más bajo, en el nadir de tus sentidos,
y el atajo que te ofrezcan sea otro punto de salida.
Uno, dos, tres… Respira…
Tres, dos, uno... Inspira…
Uno, dos, tres… Respira…
Aún sigues vivo…
Aún sigues viva…
Respira.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Las horas bajas

 Una idea en la cabeza
como la bala en el tambor de una pistola,
otra historia que te aleja
y que se cierne como sombra en la memoria.
Es procesión mortuoria
de guadañas oxidadas
o sensación premonitoria,
pero desgarra y se clava.
Como el muerto sin mortaja,
ni ataúd para pudrirse
bajo esta tierra mojada
doblada por no partirse…
porque ya estaba partida,
doblegada, dividida
y cosida en carne viva
sobre los tiempos felices.
Aquel amasijo de hierros
alberga el lejano fulgor
que yació tras el destierro
de un inesperado adiós.
Y en las puertas del infierno
el frío sienta mejor
que otro gris remordimiento

de inefable mal humor.

miércoles, 14 de diciembre de 2016

Toma Soma

No es un aro por el que estás obligado a pasar,
es una trituradora a la que te empujan sin más,
no es tu culpa, aunque te lo hagan pensar,
tan solo eres otra pieza en manos de su capital.
Si estás en paro, te dicen que pienses en positivo,
que quizá no estén buscando gente con tu perfil,
no hay poder más aberrante que el poder adquisitivo,
no existes si no consumes, resígnate a sobrevivir.
Y si todo se resume a comprar comodidades
y la gente ya no aspira a mejorar sino a tener,
no hace falta que me cuentes del dinero sus bondades,
pues hay miseria a raudales, pero no la quieres ver.
Te conformas con dorarle la píldora al poderoso,
esperando su propina como el ludópata un bingo,
juzgas por las apariencias y te crees muy generoso
por cumplir tu penitencia de ir a misa algún domingo.
Pero el Dios que tanto buscas está sordo como el muro
que construyes con falacias para acallar tu conciencia,
comiendo de un plato caliente mientras otros comen crudo
cualquier minucia es excusa para mostrar obediencia.
Cuarenta años de hostias parece que hicieron efecto,
las masas se quedan en casa o, como mucho, van al bar,
los que mandan se mantienen, el atraco fue perfecto,
se murió el perro... y la rabia es lo que me hace vomitar.